viernes, 6 de febrero de 2009

Lo MeJoR DeL PeR!oD!sMo CoLOmB!aNo

DEPORTE
REVISTA SOHO
ALBERTO SALCEDO RAMOS
"EL ÁRBITRO QUE EXPULSÓ A PELE"
¿INJUSTICIA EN LA CANCHA?
OP¡N¡ÓN

Alejandra Llerena Montenegro

Por mucho tiempo se ha cuestionado el papel de los “dioses en el campo de juego” tal vez porque cada cual mira las cosas como mejor le convenga. Para los aficionados defender a su equipo es lo primordial, como para los jugadores sudar la camiseta; pero lastimosamente ese espacio donde los jugadores demuestran sus habilidades se convierten en un rin de boxeo.

Tomemos como ejemplo a Guillermo Velásquez más conocido como “El Chato”, recordado por noquear a no menos de cinco jugadores que pese a sus 69 años todavía quedan restos de la potencia telúrica del pasado, ya que antes de ser árbitro profesional (1957-1982) fue boxeador.

Poseía un amor propio que le impedía soportar humillaciones y estima que la compostura que se les exige a los árbitros es hipócrita y tiene más vínculos con la política que con la ley. Según él un ser humano que recibe una patada en la yugular y en vez de aparentar cortesía tiene la oportunidad de desquitarse resulta menos peligroso, porque se libera de odios futuros.

Lo contradictorio está en que las tarjetas y los pitos se hicieron para no tener que recurrir a la fuerza, y los balones para que se dirigieran al arco no al juez central, de igual manera en ninguna parte del reglamento dice que los árbitros deben dejarse pegar.

Entonces lo que queda claro es que la satisfacción del que aplica la ley depende más del poder que ostenta que del bienestar que supuestamente le procura al prójimo, por ende si la cancha es el universo completo, los jugadores son todas las criaturas posibles sobre las cuales el árbitro puede tomar cualquier tipo de decisión.

Solo en una ocasión “El Chato” quiso hacerse el equivocado, un clásico en el Campín Millonarios contra Santa Fe, donde Ángel Converti, atacante de Millonarios recibió un pase de espaldas y antes de que éste tomara la pelota Velásquez había sancionado fuera de lugar, pero Converti al parecer no escucho porque el movimiento de su cuerpo fue tal que convirtió una chilena espléndida. “el Chato” recuerda que si él hubiese sabido en cómo terminaría todo no habría pitado el fuera de lugar. Esa fue la única vez que Velásquez quiso equivocarse. Y como él mismo dice “la justicia depende más del sentido común de quien la aplica que de simples leyes escritas en un papel”.

Por consiguiente es necesario que los jugadores reclamen por cosas que realmente hayan pasado, que los árbitros juzguen objetivamente y que no se hagan los equivocados, de lo contrario ésta negación hará que se actué equivocadamente.

8 comentarios:

Aleja Cabrera dijo...

Aleja Llerenais:me gusta mucho la forma en que contextualizas y entrelazas, la historia y cuando entras tu a opinar

Nathalí Zambrano C. dijo...

Cuando se abusa del poder es cuando se cometen las injusticias y a pesar de que en el reglamento no dice que se puede defender hace que el reglamento del futbol tenga falencias pero más allá de eso, tienen las tarjetas y el pito, elementos con los que puede tomar justicia y no dandose de golpes con los jugadores... muy buena descripción de que la cancha es un rin

pipebp dijo...

Me gusta como entrelaza la historia del "chato", con su pensamiento critico, por eso contextualiza de una buena manera la opinión, es interesante saber sobre errores de seres humanos y como pueden engrandecer al ser, como pasa en la historia del "Chato"

AnItA dijo...

es una columna que hace que el lector permanesca antento a detalles grandes y pequeños que de dan mas forma muy bien....

Ling dijo...

contextualizas muy bien el tema, el párrafo introductorio con cierta frase entrecomillada atrapa al lector.

sería interesante para beneficio de los lectores mencionar si la comulna fue basada en algún texto, no por nosotros sino por los posibles visitantes y así sería más completo.
bye
Tati

Xime dijo...

Aleja: me gusta tu estilo, se nota que te gusto el tema que desarrollas en tu columna; porque tejes super chevere los párrafos de opinión y de información que presentas al lector.

Jhon Mueses dijo...

Es interasante conocer un articulo deportivo, en el que una mujer hable, tenga alguna referencia de un hecho arbitral y se interese de escribir por el. De una menera en la que se critica o se saca a relucir la parte humana (negativa) de un arbitro - boxeador, que no media sus acciones.

JHON MUESES

Daniel dijo...

muy bien contada la historia de aquel personaje, te falta como mas profundidad en tu pinion como comunicadora y como lectora, pero la historia esta bien estructurada.
BUEN TRABAJO